Nací en Madrid, aunque mi familia es de Cartagena; en sus playas pasé los largos veranos de mi infancia, y es en el mar donde siento que están mis raíces.

 

Desde niña me encantaba dibujar y sabía que quería dedicarme al arte. Estudié Bellas Artes y he trabajado como diseñadora gráfica en TVE, donde continúo actualmente, Antena 3 y Agencia Efe. Fui una de las pioneras en utilizar paletas gráficas en España y en diseño HD para Televisión en la Exposición Universal de Sevilla del 92, habiendo trabajado con realizadores como Narciso Ibáñez Serrador o Pilar Miró.

 

En 1995 participé en la exposición colectiva Encuentro Cultural Hispanoamericano, en el Mercado Puerta de Toledo en Madrid, con 3 obras de videocreación, y dibujos sobre papel reciclado que hice con fibras vegetales, papeles, viejos, arcilla, etc. Mi vecino de stand, fue Manolo Valdés, cofundador de Equipo Crónica

 

En paralelo mi pasión por la música ha ido creciendo a lo largo de los años.

 

Mi madre era pianista, pero nunca la escuché tocar. Mi padre, médico y gran melómano, ponía discos de Gershwin, Bach, Mahler, Theodorakis, musicales, etc. y en la ruta de camino al colegio, el conductor ponía música de Los Panchos y de Antonio Machín.

 

Cuando yo tenía 11 años, mi padres padres viajaron a Brasil. Mi padre participó en un programa de detección precoz de cáncer en Rio de Janeiro. A su regreso, enamorados del país, trajeron muchas cintas de cassette de música brasileña.

 

De adolescente, fui bastante rebelde y con 17 años conocí a Julio García, que tocaba en varios grupos de rock. Empecé a colaborar con él y escribí mi primera letra para su grupo, un blues.

 

En 1995, decidimos montar un pequeño estudio casero en el que poder plasmar nuestras ideas musicales, al que bautizamos Escalera Grabaciones Intrépidas.

 

Desde entonces, además de compartir mi vida con él, he participado en todos sus proyectos, bien como co-productora, letrista, arreglista, compositora, cantante ocasional y por supuesto, diseñadora.

 

En 2009 se publicó el CD Chegará, con mis letras y música de Julio García, y en 2014 se editó The warmest place, el primer disco que firmamos juntos. En él participaron grandes cantantes que ahora son grandes amigos. Mi recuerdo para Rubén Melogno, que ya no está con nosotros. 

 

Había descartado completamente de mi vida la posibilidad de cantar en público, por puro miedo escénico, pero un día, la artista Yani Martinelli me pidió que la acompañara haciendo coros en un concierto en el Teatro Lara y no pude negarme. Para mi sorpresa, me gustó el escenario.

 

Para el CD The warmest place, habíamos contactado con una cantante, para que grabara dos canciones mías, pero después de una espera que se hacía demasiado larga, me decidí a cantarlas.

Presentamos el disco en el Teatro Mira de Pozuelo y en Casa América en Madrid.

 

Posteriormente co-produje y escribí las letras en portugués del CD Atlântica,  del grupo hispano-luso Vassalo, formado por la cantante lisboeta Ana Vassalo, Julio García y Susana Rico, con la colaboración del violonchelista brasileño Jaques Morelenbaum.

 

Desde casa, he tenido el gran privilegio de empaparme de artistas como Carmen Linares, Rosalía, Tomasito, etc. que grabaron en nuestro estudio el disco Flamenco Kids en el Jalintro, de José Luis Montón y Teresa del Pozo.

 

Nuestra última producción es Awakening, el disco de regreso de la artista tibetana afincada en NY, Yungchen Lhamo. El disco se terminó de mezclar milagrosamente en Febrero, poco antes de la pandemia y por fin, verá la luz en las plataformas digitales el 5 de Marzo. 

 

En verano de 2020, empecé un nuevo proyecto con la artista venezolana Yani Martinelli. En estos momentos, debido a dificultades por la pandemia, el proyecto está en standby.

 

Estas dificultades, y la necesidad de expresarme, me han hecho volver a los orígenes y reencontrarme con las artes visuales. Estoy preparando un nuevo proyecto tratando de buscar un poco de luz en estos tiempos tan extraños.